El flash integrado de tu cámara es muy pequeño y emite una luz muy dura, entre mas pequeña sea la fuente de luz, mas dura es la luz y sombra, entre mas grande sea la fuente de luz, mas suave es la luz y sombra.

Fuente de luz

Las fotos usadas en este post son bajo licencia Creative Commons y están enlazadas a sus respectivos dueños, esta foto pertenece a martingarri

Ejemplos de luz dura y luz suave

Resaltando relieve e imperfecciones

Un ejemplo de la aplicación de luz dura es cuando fotografías el cuerpo de un deportista e intentamos resaltar su cuerpo para esto necesitamos una luz y sombra muy dura para que luzca el relieve de sus músculos, lo logramos con la fuente de luz directa en el sujeto, tal vez utilizando una sola fuente de luz a noventa grados del sujeto con un reflector, la luz dura resalta relieve e imperfecciones lo cual le favorece a sus músculos.

Piel lisa y sin imperfecciones

Si vas a fotografiar a un bebe, lo que necesitamos es una luz suave, con esta luz conseguimos que resalte la perfección de su piel y conseguimos una textura mas lisa, pero cuidado con el flash directo, la luz del flash podría dañar los ojos del pequeño, evitar el flash en bebes es una de las recomendaciones de los pediatras, que no se te olvide. Exacto, ya te diste cuenta de que la luz dura sirve para resaltar las imperfecciones debido a la dureza de sus sombras y la luz suave sirve para eliminarlas debido a la suavidad de sus sombras.

Crea un difusor casero

Para la mayoría de nuestras fotos vamos a utilizar la luz suave y casi siempre para retratos, el flash integrado de nuestra cámara es una luz dura así que vamos a convertirla en una luz suave, para esto necesitamos un difusor, un difusor hace que la luz emitida por cualquier fuente sea suave. Podemos comprar alguno en la tienda de fotografía, su precio ronda entre los diez o quince dólares, o podemos ahorrarnos ese dinero haciendo nuestro propio difusor, es muy fácil, simplemente con un vaso, con una servilleta o pañuelo sobre el flash hará que la luz sea mas suave, dobla la servilleta o pañuelo hasta que consigas el mejor resultado, también puedes poner una pequeña hoja de papel blanco a cuarentena y cinco grados enfrente del flash para que la luz rebote al techo, con esto conseguimos que la luz del flash también ilumine al sujeto desde arriba. Notaras la diferencia enseguida.

Si usas una cámara compacta el truco del pañuelo funciona igualmente, experimenta.

¿Te gusto el truco? Si  no te quieres perder esta serie suscribete a la derecha en el formulario solo con tu nombre y tu correo ;).

Espero tu comentario…

Únete a El Blog de Fotografía y descarga el libro: Los Siete Errores Fatales del Fotógrafo Amateur

Únete a El Blog de Fotografía y descarga el libro: Los Siete Errores Fatales del Fotógrafo Amateur

Unete y recibe ebooks, promociones y contenido exclusivo de El Blog de Fotografía para prender fotografía ya mismo desde tu correo.

Listo, acabo de enviarte un correo a la dirección que nos proporcionaste con el link de descarga del libro. Tal vez tengas que revisar tu bandeja de correo no deseado. Nos vemos del otro lado.